martes, 21 de noviembre de 2017

Santa María Francisca de las Llagas

Etimológicamente significa: María: “princesa de las aguas” en lengua siria y “espejo, iluminación” en lengua hebra. Francisca: “libre, franca”, del antiguo alemán. Esta santa nació en la bella ciudad de Nápoles en 1715. Sus padres eran totalmente opuestos en sus caracteres y en su concepción de la vida cristiana. El, un duro tejedor, mostraba un mal genio insoportable en su trato. La madre, por el contrario, parecía una mujer de dulzura y de una piedad religiosa hondamente profunda. La chica tuvo que trabajar con el padre en el taller tejiendo horas y horas. Su madre, calma y tranquila, empleaba algún tiempo en que su hija aprendiera cosas mediante la lectura de libros piadosos, y acompañándola a la iglesia para hacer oración al Señor. No tardó el párroco en darse cuenta de que sabía muy bien el catecismo. Por esta razón recibió la primera comunión a los 8 años. Desde este instante María se convirtió en catequista para otros niños. Llegó a joven. Entonces el padre, siguiendo las costumbres de antaño, le buscó un novio rico para ella que, según dicen sus biografías, era guapísima. María, sin embargo, aunque no lo supiera el padre, había prometido a Dios quedarse soltera y virgen. La vida espiritual le llenaba mucho más que el matrimonio. Cuando el padre supo la noticia, se enfureció y la sometió a castigos durísimos para apartar de su mente esa rara idea. Tras hablar muchas veces con un cura franciscano, el padre se convenció de que lo mejor era dejar a su hija en libertad de elección. De esta forma, el 8 de septiembre de 1731, a los 16 años, se hizo miembro de las Terciarias Franciscanas pero haciendo una vida normal en casa, aunque como religiosa. Al estilo de cómo viven hoy tantas mujeres y hombres de los Institutos religiosos. Si hay algo que distingue a esta santa, era la facilidad con que entraba en éxtasis o arrebatos místicos. La misma Virgen María se le aparecía para darle mensajes. Hacía mucha oración y penitencia. Y de esta manera murió con las llagas de Jesús en su cuerpo el 6 de octubre de 1791; y en 1867 fue declarada santa. ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad