martes, 21 de noviembre de 2017

San Juan de Mata

Etimológicamente significa “Dios es misericordia”. Viene de la lengua hebrea. Nació muy cerca de la frontera española con Francia en 1160. Como todo joven, sobre todo hoy, se dedicó a los estudios y a sus deportes favoritos de la equitación y natación. Pero, al revés de hoy, solía compaginar sus actividades laborales y deportivas con ratos y espacios para la oración y la soledad que tanto anhela el hombre actual y el de ayer. Cuando llegó a su madurez humana y cultura, se ordenó de sacerdote. Cuenta que en su primera misa , vio a un religioso vestido de blanco y con una cruz roja y azul en el pecho rescatando a los cristianos del poder musulmán. Sin dudar lo más mínimo se fue en busca de san Félix de Valois para explicarle su visión. Los dos se marcharon a Roma para hacerle la consulta al Papa Inocencio III. Y, aunque a este Papa no le agradaba mucho fundar nuevas Ordenes religiosas, no obstante les dio permiso para fundar la Orden de los Trinitarios. El primer superior general fue Juan de Mata. El propio rey Felipe Augusto de Francia les dio dinero para irse a Africa a libertar a los cristianos cautivos. El peligro que se divisaba en el horizonte de estos intrépidos religiosos era que los cristianos pudieran renegar de su fe, dados los tormentos a los que les sometían. Y poco a poco la idea se fue cuajando en realidades concretas en Marruecos y Túnez. Los dirigentes de estos países le tenían paquete a Juan porque sabía dar valor y fuerza a los creyentes en Cristo. No cesaba de pedir dinero, incluso en Roma, con tal de ganar almas para el cielo. Uno de estos rescatados fue Miguel de Crevantes. Esta Orden se dedica en la actualidad a las cárceles y escuelas, parroquias ya labor pastoral. ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad