martes, 21 de noviembre de 2017

San Raimundo de Peñafort

Etimológicamente significa “buen consejo”. Viene de la lengua alemana. Este joven español, nacido cerca de Barcelona en 1175, es una de las glorias. Empezó a los 20 años enseñando filosofía en la universidad de Barcelona. Como era muy inteligente, se marchó a la afamada universidad de Bolonia para hacer el doctorado., la principal en aquel tiempo en la materia de Derecho. Hizo los doctorados en Derecho civil y canónico y se convirtió a sus 30 años en profesor de esta disciplina. El Papa Gregorio IX, que detectaba a los inteligentes, le confió que escribiera una libro titulado “ Suma de casos penitenciales” y le nombró su confesor personal. Además le encomendó que recogiera todo lo que los concilios habían publicado en forma de decretos. A los tres años aparecía con el nombre de “Los Decretales”. También lo nombró obispo, aunque al poco tiempo presentó la renuncia y se la aceptó el Papa. Entonces lo eligieron Superior General de la Orden de los dominicos, en la que había hecho su profesión religiosa. Sus Decretales sirvieron de Código de Derecho canónico de la Iglesia romana hasta 1917. Siendo Superior General animó a sus hermanos en el apostolado entre los judíos y los musulmanes que había en España. Preocupado por el Islám, ordenó a santo Tomás de Aquino a que escribiera la “Suma contra los Gentiles” y colaboró estrechamente en la fundación de la Orden de los Mercedarios para el rescate de los cristianos cautivos por el Islám. Era de espíritu independiente. Por eso, cuando quiso retenerlo en el rey de Mallorca en la isla, se fue a Barcelona. Murió centenario en el año 1275. ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad