sábado, 18 de noviembre de 2017

San Juan de Dios

Etimológicamente significa “Dios es misericordia”. Viene de la lengua hebrea. El copatrono de Granada nació en Portugal en 1495 y murió en Granada en 1550 a los 55 años. La inquietud y las condiciones sociales llevaron a Juan a ser pastor en el campo, militar con Carlos V y religioso ejemplar. Todas estas etapas de su vida concluyeron en algo infinitamente bueno para él y para la humanidad. Se ganaba la vida vendiendo estampas y libros por las calles. Una predicación le bastó para darse cuenta de que su camino estaba en entregarse a Dios. Las palabras del sermón le afectaron tanto que dijo:"Misericordia Señor, que soy un pecador". Encontró un sacerdote santo, san Juan de Avila. Tomó el propósito de vender cuanto tenía en su pequeña librería y andar por la calle como un loco para que la gente lo despreciara por sus pecados de orgullo. Lo metieron en el manicomio. Tiempo de reflexión y de mucha oración. Cuando salió, tuvo la inspiración divina de fundar el hospital que leva actualmente su nombre. Ya entonces se dio cuenta de que hay que mirar el alma del enfermo antes que el cuerpo. La mente se perturba y se siente la persona postergada. Los enfermos preferidos por Juan fueron y siguen siendo en sus hijos hospitalarios los enfermos mentales. Este hospital con el paso del tiempo, dio lugar a la fundación religiosa de los Hermanos Hospitalarios de san Juan de Dios. La obra que llevan a cabo en todo el mundo es una maravilla portentosa de cómo Dios actúa en el mundo. Quien trabaja por los pobres no tendrá dinero pero, en cambio, tendrá una gran felicidad interior. Cuando el 8 de marzo de 1550 notó que llegaba su muerte, se arrodilló en el suelo diciendo:Jesús, Jesús, en tus manos me encomiendo. Y se quedó muerto de rodillas, tal y como s eve en el museo de Los Pisas en Granada. ¡Felicidades a quienes leven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad