martes, 21 de noviembre de 2017

San Pedro Damian

Etimológicamente significa “ el que doma su cuerpo”. Viene de la lengua griega. Muchas veces la etimología del nombre coinciden perfectamente con la persona y su estilo de vida. El joven Damián se distinguió siempre por el dominio de su cuerpo y supo mantener a raya todas sus diversas inclinaciones. Tanta penitencia hacía para mantenerlo en orden y en equilibrio con el espíritu, que a veces abusaba. Esto le ocurrió cuando cayó enfermo. Fue entonces cuando comprendió la mesura que hay que conservar en todo. Nació en Ravena, Italia, en el año 1007.Por desgracia, quedó huérfano muy pronto y su hermano lo trataba fatal. Al verlo un sacerdote, se lo llevó consigo y le pagó los estudios. Tan inteligente era que a los 25 años enseñaba ya en la universidad. No le agradaba del todo su trabajo. Decidió entrar en un convento para hacerse sacerdote religioso. Todo este ambiente de austeridad y de silencio conventuales le llenaban el alma. Por eso los hermanos lo eligieron superior. Y dedicaba mucho tiempo a la comunidad y al mismo tiempo se pasaba horas y horas en la dirección espiritual de cuantos iban a verle. Combatió con ardor los vicios que había en aquella sociedad e incluso dentro de la Iglesia. Los Papas le ofrecieron cargos y misiones diplomáticas altamente arriesgadas. Debido a su santidad y a sus dotes, lo hicieron cardenal y obispo de Ostia. No quería pero por obediencia los aceptó todos. La misión más engorrosa fue tener que hablar con el rey Enrique IV. Este quería divorciarse, pero ante las razones que le dio Damián, dejó de hacerlo. Su misma ciudad natal estaba mal con el Papa. Consiguió las paces. Por estas y sobre todo por su santidad de vida, lo declararon Doctor de la Iglesia universal y santo. Murió como había vivido el día 21 de febrero de 1072 ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad