domingo, 19 de noviembre de 2017

San Jordan de Sajonia

Etimológicamente significa “corriente abajo”. Viene de la lengua hebrea. Hay santos en la historia de la Iglesia que llaman mucho la atención. Es el caso de hoy. París, como foco de la cultura en casi todos los siglos, pero sobre todo en la Edad Media, fue el lugar idóneo para que tuviera alí lugar el encuentro de Jordán con santo Domingo de Guzmán e, fundador de los Dominicos. Jordán era un joven con mucha madurez, no solamente en años sino sobre todo en su mundo interior. Tan fructífero fue aquel encuentro que este alemán no dudó lo más mínimo en seguir las huellas de su maestro. Le dijo:"Ordénate de diácono y sigue a Jesucristo". Así lo hizo dentro de la Orden de Predicadores. Después de hacer el noviciado, el año o los dos en el que aspirante se prepara para entrar en el convento, hizo su profesión solemne. Y justo al año siguiente, 1221, fue nombrado Superior Provincial de Lombardía. Al año siguiente – como murió santo Domingo – le nombraron Superior General de toda la Orden hasta que murió en el año 1237. Tan grande fue su amor a Jesús que, además de predicarlo por todos sitios, tenía tiempo para ir fundando conventos. Según consta, durante su corto tiempo rigiendo los destinos apostólicos de su Orden, se fundaron nada menos que 349 conventos y se formaron cuatro provincias o nuevas diócesis. Todo esto indica bien a las claras que cuando florece la santidad de los miembros de una Orden, Congregación o Instituto religiosos, las vocaciones comienzan a afluir. Hoy cuesta más por la falta de fe y de generosidad que hay en los padres y en la sociedad de consumo. Predicaba en catedrales, pueblos, universidades de Italia, Francia, Inglaterra y Alemania. Su caridad fue el distintivo de este hombre de Dios. Fue un buen comunicador. Murió el 13 de febrero de 1237. ¡Feliz día a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad