martes, 21 de noviembre de 2017

Santa Águeda

Etimológicamente significa “la buena, la virtuosa”. Viene de la lengua griega. Para empezar a rememorar a esta joven, nada mejor que acudir a un himno latino que dice así:" Oh Agueda: tu corazón era tan fuerte que logró aguantar que el pecho fuera destrozado machetazos y tu intercesión es tan poderosa, que los que te invocan cuando huyen al estallar el volcán Etna, se logran librar del fuego y de la lava ardiente, y los que te rezan, logran apagar el fuego de la cuncupiscencia". Vino al mundo esta chica singular en Catania más o menos sobre el año 230. Una de las claves de su existencia fue mantener la castidad por amor a Dios. Y tuvo sus dificultades. Una de ellas fue que el mismo gobernador Quinciano se enamoró locamente de sus encantos femenino. Cuando la sometía a peligros, solía repetir las palabras del Salmo:<< Señor Dios: defiéndeme como a las pupilas de tus ojos. A la sombra de tus alas escóndeme de los malvados que me atacan, de los enemigos que me asaltan". El jefe quería seducirla. Comenzó por arrancarle el pecho, pero quedó curada al instante. Fue una sorpresa para el gobernador. <<¿Quién te ha curado? Y Agueda respondió: He sido curada por el poder de Jesucristo". No te atrevas a nombrar a Cristo ante mi presencia. Está prohibido. Y la bella joven le contestó:<< Yo no puedo dejar de hablar de Aquel a quien más tiernamente amo en mi corazón". La envió a la hoguera. Y dicen que mientras su cuerpo virgen se quemaba, repetía:<


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad