martes, 21 de noviembre de 2017

Santa Catalina de Alejandría

Etimológicamente significa “casta, pura”. Viene de la lengua griega. Es muy interesante la vida de esta joven alejandrina, inquieta por el saber filosófico de su época. Nació en el siglo IV en el seno de una familia noble. La enviaron a estudiar filosofía porque era ésa su verdadera vocación. Más tarde le serviría para retar a los sabios de la ciudad. Cuando se entregó de lleno a los estudios, descubrió algo que ni siquiera sospechaba: la fe en Jesucristo. Esto cambió su vida por completo. Desde este instante, todos sus esfuerzos fueron para defender la fe a costa de su propia vida. Esta patrona de la jóvenes y de los filósofos es una de las mártires más célebres de los primeros siglos del cristianismo. La consideraban la más joven y sabia de todo el imperio romano. Se dio a Dios por entero con su virginidad. Puso sus dotes intelectuales al servicio de la fe. Una vez, ya que había convertido a la fe cristiana a personajes de relumbró, el enemigo la retó con cincuenta sabios paganos de la ciudad a un debate público sobre la fe y el mundo religioso. La discusión duró horas y horas y todo el mundo la seguía con admiración y con aplausos por su elocuencia y su poder de convicción frente a los sabios paganos. A tanta fuerza llegaron sus palabras que los cincuenta le dijeron que tenía toda la verdad. Y en recompensa por haberles convencido, se convirtieron a la fe que ella ya había abrazado. Esta patrona también de las hilanderas, predicadores, solteras y estudiantes murió decapitada ante la rabia que sus palabras produjeron en el auditorio. Fue muy popular en toda la Edad Media y ella fue una de las personajes que fascinaron a santa Juana de Arco. Su culto continúa muy vivo en el monasterio situado en las faldas del Monte Sinaí. Murió en el año 307 ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad