martes, 21 de noviembre de 2017

Santa Cecilia

Etimológicamente significa “ ciega”. Viene de la lengua latina. Esta joven bellísima y patrona de la música nació de una familia noble romana, aunque sus padres eran paganos. Desde su más tierna infancia mostró una gran inclinación por los cristianos que daban su vida por defender al Cristo Resucitado. Tuvo la inmensa suerte de que sus padres no se opusieran a su formación religiosa en la vida de los creyentes que habían invadido pacíficamente la ciudad del imperio. Como era tan guapa, los padres le buscaron un novio, el joven Valeriano. Cecilia le dijo que era cristiana y que había hecho voto de virginidad. Si él quería casarse con ella, debía convertirse al cristianismo Así lo hizo de manos del Papa Urbano. Se dedicaron a dar sepultura a los cristianos, cosa prohibida por ley en aquel tiempo. Pasaban los días y no había modo de fijar el día de la boda. Cansado ya el joven, la fijó sin el consentimiento de Cecilia. Esta, en un acto que le honra, salió del banquete elegantemente vestida pero muy triste. Llamó a su novio aparte y le dijo:"Te hago saber que tengo un ángel que guarda mi virginidad". Entretanto, el gobernador de Roma se enteró de que ella era cristiana y también su novio. Los mandó ir a su presencia. Quería obligarles a que renunciaran de su fe y adorasen a los dioses romanos. Se negaron en rotundo. Cecilia le dijo que prefería la muerte antes que renegar de Jesucristo. Entonces dio órdenes de que le cortaran la cabeza. Y poco antes de su muerte, en el año 177, le dijo el Papa que todos sus bienes los diera a los pobres y que su casa se convirtiera en un templo cristiano para hacer oración al Dios verdadero. En 1599, el gran escultor Maderna fue – con permiso – a ver el cuerpo incorrupto de la santa. Le hizo una estatua bellísima que se conserva en e la iglesia de Santa Cecilia en Roma. ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad