lunes, 20 de noviembre de 2017

San Martín de Tours

Etimológicamente significa “dios de la guerra”. Viene de la lengua latina. Estamos ante uno de los nombres más abundantes en el calendario. Pero, sin duda, el más conocido es el de hoy. Nació en Pannoia, la actual Hungría, en la misa frontera del imperio romano donde trabajaba el padre. Cuando contaba tan sólo 15 años ya era soldado. Los hijos de militares estaban obligados a enrolarse en el edad. Con los cambios que sufrían los militares, lo trasladaron Francia. Cuando entró en Amiens vio a un pobre sin casi nada puesto y le dio la mitad de su capa. Durante la noche tuvo una visión en la que se le decía que era a Cristo a quien le había entregado su capa. Tuvo sus grandes dudas en hacerse cristiano, pero tras mucho pensárselo se decidió. Dejó el ejército y se unió al que sería su gran amigo san Hilario de Poitiers. Trabajaban los dos codo a codo predicando la Palabra de Dios y fundando monasterios. Los mismos reyes de Francia conocían sus andanzas apostólicas de una parte para otra. En señal de aprecio por su labor, a su muerte, los reyes conservaron en el palacio real la otra mitad de su capa. El mismo Carlomagno, cuando tuvo que irse a Aquisgrán, se llevó esta reliquia como algo inapreciable. Los cristianos lo nombraron obispo. Y no se quedó encerrado en su palacio o casa episcopal, sino que salía a menudo para predicar la Buena Nueva del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo.. Trabajó por todo el centro de Francia y por las orillas del río Loire. En este lugar fue donde dijo estas célebres palabras:" Señor, si no hace falta, consérvame la vida, pues no rechazo el trabajo".Murió el año 397. Hay en Francia nada menos que 50 localidades y burgos que llevan su nombre.. Y en todo el mundo hay miles y miles. ¡Felicidades a los Martin!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad