miércoles, 22 de noviembre de 2017

San Juan de Capistrano

Etimológicamente significa “Dios es misericordia”. Viene de la lengua hebrea. Juan nació en Capistrano, Italia, en 1386 y murió en Vilack, Croacia, en 1456. Era descendiente de una familia noble alemana. Primeramente se encaminó por hacerla carrera de Derecho. Cuando la terminó y empezó a ejercerla contrajo matrimonio con una joven de Perugia. Pero tuvo tan mala suerte que muy pronto se quedó viudo. Lo pasó falta a sus 29 años. No soportaba la ausencia de su mujer. Entonces se entregó a al vicio. Esta vida de juerga y de placer no llenaba su deseo de ser alguien feliz. En estas circunstancias cogió el burro, montó lo necesario y llevaba unos carteles en los que se podían leer sus muchos pecados. Pidió la entrada en los franciscanos de Perugia. No tardaron en admitirlo debido a sus cualidades de jurista y sobre todo por su inquietud religiosa. A tan alto grado de perfección llegó que los mismos superiores le encargaron que redactara las Nuevas Constituciones de la rama “observante” franciscana. Como tenía buena pluma y los conceptos claros acerca de los sacerdotes y de su misión en la Iglesia y en el mundo, escribió” Espejo de los clérigos” que tuvo un gran éxito de venta en su tiempo. Tuvo la suerte de tener como profesor de retórica y predicación al ilustre san Bernardino de Siena. Sus lecciones quedaron impresas en la predicación popular que tanto bien hizo a la gente le escuchaba. Era, además, un buen diplomático. Por esta razón el Papa lo envió para misiones delicadas, como la predicación a los husitas de Baviera y Silesia en Polonia. Proclamó la gran cruzada contra los turcos durante la toma de Constantinopla en 1453. Ganada la batalla, capitaneada por él mismo, murió de peste en las riberas del Danubio. ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad