martes, 21 de noviembre de 2017

San Ignacio de Antioquía

Etimológicamente significa ”lleno de fuego”. Viene de la lengua griega. Imagínate a un abuelo de más de 80 años que lo llevan a Roma para que las fieras se lo coman en el anfiteatro romano. Puedes pensar que iría hecho polvo. ¡Qué va! Durante su largo trayecto desde Antioquía, en Siria, hasta la capital del imperio, se dedicó a rezar y a escribir cartas a sus fieles. Era merecedor de lo que significa su nombre. Desde luego que hay que tener valor para hacer lo que hizo. Iba de esta ciudad cultural en Oriente para la otra, capital del Occidente cristiano. ¡Ah, ya sabes que a los seguidores de Cristo les llamaron por primera vez “cristianos” en Antioquía. Aquí estuvo cuarenta años de obispo, el fiel discípulo de san Juan evangelista. El emperador Trajano obligó a los cristianos que renegasen de su fe."¿Por qué te niegas a adorar a mis dioses, hombre malvado", le dijo a Ignacio. Y éste le contestó:<< No me llames malvado. Más bien llámame Teóforo, que significa el que lleva a Dios dentro de sí". ¿Y por qué no aceptas a mis dioses? <


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad