miércoles, 22 de noviembre de 2017

San Remigio

Etimológicamente significa “ navegante, remero”. Viene de la lengua latina. Paras los franceses, hablar de Remigio es tanto como remontarse a su historia más antigua cristiana. Estuvo nada menos que 70 años de obispo, desde los 22. Era tal el prestigio que tenía como orador que atrajo la atención de todos. La reina Clotilde lo apreciaba mucho, aunque su marido, Clodoveo, fuese todavía pagano. Una de tantas veces como salió a guerrear, le dijo:"Si quiere obtener la victoria, invoque al Dios de los cristianos. Si tiene confianza en él, nadie será capaz de derrotarlo". Y efectivamente, estando en el fragor de la batalla, repetía a menudo:< "Oh Cristo, a quien mi esposa invoca como hijo de Dios. Te pido que me ayudes. Creo en ti. Si me salvas de mis enemigos recibiré el bautismo y entraré en tu religión". Al ver sus buena disposición, la reina le dijo a Remigio que le enseñara a su marido la fe cristiana. El rey le dijo a su mujer: "Clodoveo venció a los alemanes, y tú venciste a Clodoveo". Por la mente de los monarcas volaba la idea de que los súbditos se vieran contrariados por el abandono de los dioses falsos y el culto que le tributaban.. Pero fue todo lo contrario. Como lo querían tanto, todos se hicieron cristianos con él. Y le dijeron: "Desde hoy nos separaremos de los dioses mortales, y nos declaramos seguidores del Dios inmortal del cual nos habla Remigio". Cuando estuvo preparado, Remigio y muchos más fueron a la iglesia para que obispo los bautizara. En la misma pila bautismal Remigio dijo l rey: "Orgulloso guerrero: tienes que quemar lo que has adorado, y adorar lo que has quemado". Se dio cuenta de que tenía que cambiar su modo de vida. Desde ese momento Francia comenzó a ser cristiana. Todo el resto de la existencia del gran obispo francés lo dedicó a ayudar a los necesitados hasta que murió en el año 530. ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad