sábado, 18 de noviembre de 2017

Santos Tito y Timoteo

Etimológicamente significan “protegido y que venera a Dios”. Vienen de la lengua latina y hebrea. Las personas abiertas encuentran, cuando menos se lo esperan, un cambio en su vida por circunstancias que cada uno conoce mejor que nadie. Tito era un cristiano no judío. Se hizo íntimo amigo de san Pablo y un excelente colaborador en su misión apostólica. Estuvo con él en una de sus visitas a Jerusalén y es muy probable que viajara con él por muchos sitios y a menudo. Durante algún tiempo trabajó con los cristianos de Corinto. Logró suavizar la tensión que había entre la iglesia de Corinto y san Pablo. Cuando se reunió de nuevo con él y le contó que las cosas iban mucho mejor, Pablo escribió una carta segunda a los corintios y la llevó personalmente Tito. Decía que había que hacer una colecta para ayudar a los cristianos necesitados de Judea. Cuando trabajaba en Creta, Pablo le escribió una carta. TIMOTEO Era un cristiano de Listra, que fue amigo y colaborador de san Pablo. Su madre era judía cristiana; su padre, griego. Pablo escribió a Timoteo para que le ayudara en su segundo viaje misionero. Al dejar Pablo Tesalónica, Timoteo volvió para animar a los cristianos de allí que estaban siendo perseguidos. Después Pablo le envió de Efeso a Corinto para enseñar a los corintios cristianos. Timoteo fue el jefe de la Iglesia de Efeso. Le faltaba a a menudo seguridad y necesitaba que Pablo le animara, pero fue siempre fiel y leal. Las dos cartas de san Pablo dirigidas a Timoteo están llenas de sabios consejos acerca de la manera de cómo debía dirigir la Iglesia. Murió como obispo de Efeso. Tito era mucho más diplomático, y por eso le confió Pablo misiones difíciles. Se cree que ambos murieron allá por el año 97. ¡Felicidades a quienes lleven estos nombres!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad