martes, 21 de noviembre de 2017

Santa Marta

Etimológicamente significa ”ama de casa, señorial, atractiva”. Viene de la lengua hebrea. Es precioso acercarse a personajes que conocieron directamente a Jesús y, en el caso de Marta, que fuera una de sus íntimas amigas. Era hermana de María y de Lázaro al que resucitó Jesús cuando llevaba ya en el sepulcro cuatro días. Pero para Dios nada hay imposible. Estos tres jóvenes vivían en una aldea, llamada Betania, que dista de Jerusalén unos siete kilómetros. Era una ruta que frecuentaba Jesús. Y como eran amigos, se detenía allá para saludarlos y comer juntos. Marta, que confiaba plenamente en Jesús, lo llamó cuando murió su hermano. Salió a su encuentro diciéndole que si hubiera estado allí su hermano no hubiera muerto. Y Jesús que conocía su actividad, su nerviosismo e impaciencia, le dijo:"Yo soy la resurrección y la vida...¿No crees esto?. Lo creo, Señor, respondió Marta". Y llena de emoción por lo que había hecho con su hermano, se hizo aún más amiga de Cristo. Marta aparece tres veces en el Evangelio: en el banquete de Betania; cuando resucitó su hermano y en la comida que le ofreció a Jesús poco antes de la Pascua. En ambas comidas, es ella quien se ocupa de cocinar, de servir y de otras muchas cosas. Llegó incluso a quejarse a Jesús de que su hermana María no le ayudase en las tareas de casa. La respuesta de Jesús fue contundente y amable: <


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad