miércoles, 22 de noviembre de 2017

San Antonio de Padua

Etimológicamente significa “ florido, inapreciable”. Viene de la lengua griega. Hoy nos encontramos ante un santo de los más populares en la Iglesia. Tan popular que el mismo Papa Pío XII, en 1946, lo declaró Doctor de la Iglesia. Es, sin duda, el santo más popular que nunca ha dado la iglesia portuguesa. Su fama le viene, según el Papa, por " la santidad de su vida, por la insigne fama de sus milagros y por el esplendor de su doctrina. Por todo ello iluminó y sigue haciéndolo a todo el mundo" Otro Papa, León XIII le llamó ya antes el “Santo de todo el mundo”. Nació en Lisboa. Cuando contaba 15 años se fue a los canónigos Regulares de san Agustín en donde perfeccionó su saber humano y sus ansias de santidad. Era de un temperamento fuerte. Lo atestigua cuando vio entrar en la ciudad a cinco mártires que habían sufrido el martirio en Marruecos. Y Antonio, sin dudar lo más mínimo, se fue a pedirle al Superior del convento que le diese su hábito para irse a Marruecos. Era pleno verano y Antonio tenía 25 años. Entró en el noviciado en el año 1220. Al año siguiente fue enviado al país que tanto soñaba. Pero cayó enfermo antes de llegar y tuvo que volver. Pero he aquí que una tormenta lleva la embarcación a tierras de Sicilia. En este mismo año celebraban los franciscanos un Capítulo General. Se sentó al lado de san Francisco de Asís. Este le mandó que se ordenara de sacerdote. Era tal la elocuencia de su predicación que atraía a todo el mundo para escuchar su palabra y sus ideas claras y precisas acerca de la vida cristiana. Lo enviaron a predicar a muchos sitios de Francia y lograba muchas conversiones para el cristianismo. Llegó a Padua en el 1230. Al año siguiente moría muy joven a los 36 años diciendo estas palabras:<


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad