lunes, 20 de noviembre de 2017

San Francisco Caracciolo

Etimológicamente significa “franco, libre, decidido”. Viene de la lengua alemana. Este joven, nacido en Santa María de Trevento en 1563 y murió en el 1608. Todo le sonreía en su juventud hasta que le diagnosticaron que padecía lepra, enfermedad incurable entonces. Nació en el seno de una familia muy creyente. De los cinco hijos, cuatro se hicieron sacerdotes o abrazaron el estado religioso. Ya se ve la categoría religiosa de sus padres. Milagrosamente se le curó la lepra. Su ideal fue marcharse a Nápoles para hacer los estudios de Teología. Una vez que hubo terminado los estudios preparatorios para el sacerdocio, fue ordenado de sacerdote en 1587. Cuando le consultaron acerca de la fundación de una nueva orden religiosa, se sintió animado. Juntamente con un amigo suyo entrañable fundaron los Clérigos Regulares Menores. ¿Cuál es la nota típica de esta Orden? Normalmente todos los consagrados en una congregación u Orden religiosas hacen sus tres votos: de obediencia, celibato y pobreza. Ellos, tan entusiasmados por la nueva obra de Dios, añadieron un cuarto voto consistente en no admitir dignidades eclesiásticas. Su espíritu inquieto y su deseo de extender esta Orden le llevaron por varios sitios con la intención de fundar conventos. En España lo recibieron muy bien los reyes Felipe II y Felipe III. Gastado por su quebradiza salud y por sus penitencias, murió a los 45 años tal día como hoy. Experimento la alegría inmensa de que el Papa Sixto II le aprobase sus Constituciones. En el día de su funeral asistió toda la nobleza de Nápoles juntamente con la gente sencilla y humilde, ya que era sumamente querido por todo el mundo. ¡Feliz día a quien lleve este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad