sábado, 18 de noviembre de 2017

San Fernando

Etimológicamente significa” hombre ilustre”. Viene de la lengua alemana. Aunque nació de forma ilegítima debido al incesto de Alfonso IX y su sobrina Berenguela, el Papa Inocencio III lo legitimó. Cuando vino al mundo al final del siglo XII, nadie podía imaginar la altura a la que llegaría en su vida profesional y en la escala en la senda de la santidad. La muerte de su tío Enrique I le permitió acceder al trono. En el gran monasterio de Las Huelgas Reales, en Burgos, el obispo le arma caballero de Cristo, pues estos eran sus deseos. Poco después heredó el reino de León. Y las grandes obsesiones que ocupaban su mente y corazón eran la justicia, la piedad religiosa y la unidad de España. Para ello vino a Andalucía para reconquistarla y volverla al cristianismo. Además de la espada cuida sobremanera la parte cultural fundando la Universidad de Salamanca, la construcción de catedrales y dando cobijo y protección a los buenos artistas. No descuidaba a la parte humilde y pobre de su reino. Comía con ellos, les servía la comida y les lavaba los pies al estilo de Jesús Nazareno. Solía repetir:"Más temo la maldición de una pobre vieja que todos los ejércitos juntos de los moros". Fue una persona entregada plenamente a sus deberes reales, humanos y guerreros. Pero lo que más le honra es ser <


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad