martes, 21 de noviembre de 2017

San German de París

Etimológicamente significa “ hermano”. Viene de la lengua latina. La vida de este santo la cono0cemos a través de su amigo y obispo Venancio Fortunato. Nació en la región de la preciosa Borgoña, en Autun. Sus padres se llamaban Eleuterio y Eusebia. Su madre quería abortar y más tarde la vida tampoco le fue fácil en compañía de su tía y de su primo. Apenas pudo huyó de este ambiente nefasto. Se fue al seminario de Autun. Terminados sus estudios, el obispo lo ordenó de sacerdote. Dadas sus buenas cualidades, le nombraron abad del monasterio de san Sinforiano. Aquí marcó su personalidad, enraizada en la piedad sincera, en la observancia de la disciplina y en una caridad profunda. De hecho, se propuso, juntamente con los demás monjes, atender a cualquier pobre que se acercara al monasterio. Hasta les daba de lo que podían comer los mismos hermanos. Por eso se levantaron críticas contra él. Pero al día siguiente, tras su oración de petición, se presentaron dos cargas de alimentos en las puertas del monasterio. Hizo el milagro de apagar el fuego que destruía el monasterio con agua bendita. Otro fue salir de la cárcel a la que envió el obispo por celos. Ante estos acontecimientos, el rey Childeberto lo nombró obispo de París y limosnero mayor del reino. Tuvo la atención de curar al rey cuando se encontró gravemente enfermo en el castillo de Celles, en Melun, a unos 50 kilómetros de París. Era bueno y bondadoso, pero la justicia y la mano dura la supo emplear cuando fue necesario, sobre todo con el nieto del rey, al que excomulgó por causa de sus continuos adulterios. Murió a los 80 años del año 576. En su funeral estuvieron presentes el rey Pipino y su hijo Carlos. Sus restos se veneran en una urna labrada en 1408. ¡ Felicidades a quienes celebren hoy su fiesta!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad