martes, 21 de noviembre de 2017

San Pancracio

Este es uno de los santos más populares y queridos de nuestro santoral, incluso los que no son practicantes tienen imágenes de él en la casa, en el trabajo o en la cartera. La fama de San Pancracio fue debida a la corta edad en que sufrió el martirio, a los 14 años. Pancracio nació en la entonces ciudad turca de Frigia probablemente en el año 286, de padres nobles y que no tenían como religión el cristianismo. pronto quedó huérfano y junto a su tío Dionisio se trasladó a Roma. Aunque era muy joven, nuestro santo quedó entusiasmado de la fe de muchos cristianos que estaban dispuestos a dar su propia vida por Jesucristo. Rápidamente se interesó por conocer el Evangelio y se bautizó. Algunas fuentes señalan que el mismo Papa Marcelino fue quien lo catequizó y bautizó. Por aquellos tiempos, el emperador Diocleciano mandó un edicto que perseguía a todos aquellos que abrazaba la fe cristiana. Pancracio fue descubierto y condenado a morir decapitado en la Vía Aurelia, un 12 de mayo del 305. Los cristianos se hicieron cargo del cuerpo del joven mártir y le dieron sepultura en un cementerio cercano a la mencionada calle. El culto a San Pancracio fue ya importante desde el mismo día de su martirio, muchos devotos fueron a venerar su tumba que se convirtió en un auténtico santuario de peregrinación de personas venidas no sólo de la ciudad sino también de todo el país. Esto motivo que el Papa Simaco mandara alzar una basílica a principios del siglo VI. Más tarde, otro pontífice, Honorio I construyó entre los años 625 al 638 una nueva iglesia en su honor ya que la anterior amenazaba ruina. Sobre su sepulcro mandó grabar esta inscripción: "Por los méritos insignes y las singulares gracias del Bienaventurado Pancracio, el obispo Honorio, siervo del Señor, para bien del pueblo de Dios, ordenó derribar el viejo edificio que amenazaba ruina y no contenía los restos del santo, debido al descuido de los antiguos; mandó construir de nueva planta otra iglesia y, dentro del altar adornado con mármoles preciosos, colocó las reliquias que antes estaban en la pared exterior del edificio". Devoción La devoción a San Pancracio se fue propagando a lo largo de los años por Occidente e incluso en Oriente, en buena parte gracias a la narración de su pasión que fue redactada antes del siglo IX. Dos atractivos hay en el santo que ayudaron a su veneración: la pronta edad de su martirio y los milagros que por su intercesión le fueron atribuidos. Cabe no olvidarnos del gran aprecio que suscita el santo en Inglaterra, allí, San Agustín de Cantérbury le dedicó una iglesia a finales del siglo VI. Aunque el patrón de los trabajadores sea San José, San Pancracio es también otro de los santos a quien mucha gente recurre para encontrar trabajo. También se le invoca para obtener buena salud. Como que la pasión del martirio nos cuenta que fue decapitado, hay también quien le reza para combatir la migraña. Otra de sus virtudes es la de proteger contra el perjurio y el falso testimonio. Cabe destacar que los tejedores y todo el arte del ramo textil de Barcelona adoptaron a mediados del siglo XIX a San Pancracio como patrón. En el día de su onomástica celebraban una gran fiesta. Este patronazgo cayó en desuso a finales del mismo siglo y hoy por hoy, los tejedores ya no le veneran. Recuerda que el patrón de este ramo está compartido entre San Francisco de Asís y San Martín de Tours. San Pancracio como amigo Es bueno tener a los santos como amigos en nuestro andar diario. Desgraciadamente muchos se creen que los santos son solamente imágenes colgadas en las paredes de una iglesia, estáticas y sin vida. Pues no, los santos también se mueven y lo hacen a través de nosotros, ellos están a nuestro lado, igual que Jesús. Escribo esto porque muchas veces tratamos a los santos como si fueran brujos o médiums y nada más lejos que la realidad. Pretender como hacen algunos que San Pancracio nos haga ganar en un sorteo de la lotería es una auténtica aberración, más si tenemos en cuenta que hay gente en el mundo que lo pasa mucho peor que nosotros. En muchas tiendas y negocios se colocan imágenes del santo, e incluso le colocan al lado perejil para asegurar un buen negocio. Más vale poner el perejil para condimentar un buen "entrecot" de ternera. No es que no se tenga que poner a San Pancracio en nuestra tienda, claro que si, pero pretender tenerlo allí estático como si fuera un reloj o un cuadro sin poner nada de nuestra parte es simplemente un adorno. Si tenemos dicha imagen en la tienda es para aprender de su virtud, para que esté a nuestro lado mientras atendemos a los clientes y para coger el coraje de ser cada vez mejores como personas y como vendedores, sin querer engañar a nuestros clientes. Recuerda que el santo protege contra el perjurio y el falso testimonio, por lo tanto, podemos dar aquí una circunstancia homóloga. Como que la devoción a San Pancracio está tan extendida, incluso algunos seguidores de fútbol ponen velas a San Pancracio para que gane su equipo. No faltan los fans del Barça o del Madrid que lo hacen. Bueno será recordar que San Pancracio nació en una antigua ciudad llamada Frigia, situada entonces en Turquía y que si realmente nuestro amigo tiene que ayudar a algún equipo, seguro que antes lo hará por el Galatasaray, el Fenerbache o por el Besiktas. O vete a saber, ¡¡a lo mejor era aficionado a la pértiga!! En San Pancracio podemos ver un espejo de coraje de fe y un auténtico testimonio juvenil en defensa del Evangelio. ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad