lunes, 20 de noviembre de 2017

San Antonino

Etimológicamente significa “inestimable, floreciente”. Viene del griego. La bella ciudad de Florencia se enorgullece de haber tenido entre sus altos cargos eclesiales la figura de este arzobispo del siglo XV. Su nombre verdadero era Antonio pero todo el mundo le llamaba Antonino a causa de su baja estatura. Pero su estatura espiritual era gigantesca. Cuando contaba tan sólo con 15 años, pidió a los dominicos que quería ser uno de ellos. Tras una prueba intelectual, le permitieron hacer el noviciado en unión con Fray Angélico, el pintor que todo el mundo conoce. Al ordenarse de sacerdote empezó muy pronto a ocupar cargos de responsabilidad. Nunca le tuvo miedo a la dura y difícil de tarea de gobernar al mismo tiempo varios conventos a la vez, ni tampoco el de ser Superior Provincial. Su afán apostólico le llevó a la fundación de nuevas casas para, desde ellas, extender el Evangelio y hacer todo el bien posible a las personas de buena voluntad. Por eso, cuando se visita Florencia, los visitantes van a ver el Convento de San Marcos, fundado por él, para recrear su vista y emocionarse ante las pinturas de Fray Angélico que hay en todas sus paredes. No solamente trabaja con la predicación y con la fundación de nuevas obras, sino que también sacaba tiempo al tiempo para escribir libros. El Papa Eugenio IV lo nombró arzobispo de esta ciudad considerando sus buenas cualidades de gobierno, su santidad y su brillante inteligencia. El no quería aceptar esta dignidad. Decía que estaba enfermo y que carecía de cualidades. El Papa, sin embargo, le insistió y é, obediente como siempre, obedeció. Se entregó preferentemente a los más pobres, siguiendo la idea central del Evangelio. Ponía a su entera disposición lo poco que tuviera. en el palacio. El Papa Adriano VI lo hizo santo a los 62 años de su muerte, ocurrida en 1459. ¡ Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad