domingo, 19 de noviembre de 2017

San Pio V

Etimológicamente significa “piadoso”. Viene de la lengua latina. Este joven pasó de pastor de ovejas a ser Pastor de toda la Iglesia. Así son las cosas de Dios. Para él no hay acepción de personas. Nació en una aldea entre Génova y los Alpes. Era el año 1504. Su familia era muy pobre. No tenía dinero para estudiar. Pero un buen señor, viendo sus cualidades intelectuales, lo envió al colegio de los dominicos. En 1521 hizo sus primeros votos religiosos de pobreza, celibato y obediencia. Pasó a estudiar a la universidad de Bolonia los estudios de filosofía y teología. Y a su término lo ordenaron de sacerdote en Génova. Como lo típico de los dominicos es la predicación, él se entregó con toda su alma a predicar por los más diversos lugares defendiendo las verdades cristianas contra las herejías y proclamando la voz del Evangelio contra los vicios que empobrecían la belleza de la vida. Aunque rehuía los cargos, sin embargo Pablo IV le nombró obispo y más tarde cardenal. También le tocó en suerte ¡vaya suerte! Se el Comisario General de la Inquisición, cargo que desempeño con justicia e imparcialidad. A la muerte del Papa tiene que ir a Roma. Había Cónclave para elegir al futuro sucesor de san Pedro. No pasaba por su imaginación que los cardenales se fijaran en un pobre fraile. Sin embargo, aúna su pesar, salió elegido en 1566. Era la persona idónea para la historia de la Iglesia en aquellos momentos. ¿Cuáles son los pilares en los que funda su pontificado? 1. Había que reformar a la Iglesia poniendo en práctica los decretos del Concilio de Trento. 2. Luchar con coraje contra las herejías 3. Llevar acabo una cruzada contra los turcos. 4. Fomentar las ciencias eclesiásticas. La historia, vista desde hoy, confirma que todo lo llevó a cabo, no exento de dificultades. Se tomó todo en serio. Vivió con austeridad y no se amilanó ante nada ni ante nadie. Publicó el famoso Catecismo Romano, reprimió el vicio de la simonía y el nepotismo. Se enfrentó al mismo Felipe II, excomulgó a Isabel II, unió a Venecia y España para la batalla de Lepanto e instituyó la fiesta del Rosario. Murió en 1572 y fue hecho santo en 1712. ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad