domingo, 19 de noviembre de 2017

Santa Catalina de Siena

Etimológicamente significa “pura, casta”. Viene de la lengua griega. Nació en Siena en 1347 y murió en 1380. Era la más joven de un grupo de amigas con las que salía. También era la más guapa y de un carácter dulce a pesar de que sus no se portaron bien con ella. Todo el afán de sus padres era casarla. Ni siquiera sabían que ella había hecho en su interior promesa de virginidad. Por esta razón, ya en en 367 se hizo terciaria de la Orden de Santo Domingo pero viviendo en su casa como una verdadera monja. Es Catalina una joven a la que acompañan siempre los sufrimientos. Tuvo estigmas que aparentemente parecían lesiones. Con su espíritu alegre, a pesar de los dolores, va con sus amigas a Siena. Aquí se reunieron para hacer algo realmente importante. De esta reunión saldría un grupo selecto al que llamarían los “Catalinos” porque ayudaban y trabajaban apostólicamente con todo el mundo. También tuvieron su importancia en el campo de la política. Evitaron el conflicto entre Florencia y otros municipios. Durante este tiempo el gobierno papal se veía en la picota. Se debe a ella la solución de esos problemas. Debido a la separación de la Iglesia entre Roma y Avignon, se plantó en la amurallada ciudad francesa para que el Papa Gregorio XI pudiese volver a Roma. A la muerte de este Papa, le sucede Urbano VI, que vuelve de nuevo a Avignon. Así se provocó el cisma de la Iglesia. Había dos Papas al mismo tiempo: el de Roma y el de Avignon. Ella luchó con todas sus fuerzas para que Urbano VI volviera a Roma. Y así ocurrió para gran gozo de esta joven simpática y luchadora. Sus escritos acerca de la vida interior son un verdadero camino para lograr la santidad. Gracias a ellos la proclamaron Doctora de la Iglesia. Además de sus libros, escribió cartas valientes a príncipes y cardenales para que defendieran a la Iglesia y evitaran los abusos que reinaban en ella. Fue al mismo Papa Gregorio XI a decirle que tenía que “vigilar a su rebaño desde las colinas de Roma y no desde Avignon”. El 4 de octubre de 1970 Pablo VI la declaró Doctora. Es patrona de Italia. Murió a los 33 años. ¡Felicidades a quienes lleven este nombre!


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad