miércoles, 22 de noviembre de 2017

San Arcadio

Etimológicamente significa “ feliz”. Viene de la lengua griega. Le tocó la mala suerte de vivir en tiempos del emperador sanguinario y en el más cruel perseguir de los cristianos. Vivía tan feliz, como indica su etimología, en la actual Argelia con sus padres que eran de una posición social. La policía y el ejército tenían que obedecer las órdenes ciegamente sin respetar a nadie. Hacían allanamiento de morada investigando si alguien era cristiano o no. La idea clave era que había que sacrificar incienso a los dioses. Y si no lo hacían, iban derechos a la muerte. El, que no era tonto, al enterarse de la situación, se largó a la montaña. Tuvo que volver porque la poli había tomado a otro familiar como rehén. Echándole fuerzas al asunto, se presentó ante los tribunales de pacotilla. Arcadio le dijo:" Yo sólo adoro al Dios Unico del cielo y a su Hijo Jesucristo". Y sucedió lo de siempre en estos casos.: muchas amenazas, torturas y malas palabras para que adorase a los ídolos. Arcadio, impasible, solía decirles estas palabras:<< Pueden inventar todos los tormentos que quieran contra mí. Pero estén seguros de que nadie ni nada me apartará del amor a Jesucristo. Espero no traicionar nunca mi fe. Es tan alto el premio que espero en el cielo, que los tormentos de la tierra me parecen pocos con tal de conseguirlo". Le cortaron partes de su cuerpo para asustarlo. Y al verlos, le dijo al tribunal:<


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad