martes, 21 de noviembre de 2017

San Martín

Etimológicamente significa “dios de la guerra”. Viene de la lengua latina. En su persona terminó el martirio de Papas. Con él lo han sufrido a lo largo de la historia 40. Vino al mundo en la ciudad italiana de Todi. Apenas subió al pontificado tuvo que convocar un concilio. El motivo no era otro que la condena de la herejía Monotelista. ¿Sabes en qué consiste esta herejía? Es una herejía algo artificial producida por los esfuerzos del emperador bizantino Heraclio. Su idea era buscar una fórmula de reconciliación entre los monosfisistas y los ortodoxos. Afirma esta herejía que en Cristo hay sólo una voluntad, la divina. Y ésta no encaja con su realidad y voluntad humana. Era una cuestión espinosa, ya que el emperador de Constantinopla era monotelista. Cuando se enteró de la condena de la herejía, mandó un emisario militar para que lo llevase a Constantinopla. Lo encarceló e hizo que lo pasara muy mal. De este tiempo datan sus palabras:"Me martiriza. Sufro hambre y estoy enfermo. Pero espero que por estos sufrimientos les conceda Dios a mis perseguidores que, después de mi muerte, se arrepientan y se conviertan". Igual que había ocurrido con Cristo. Fue expuesto al público para que burlaran de él. Viendo que esto hacía que el pueblo lo quisiera más, entonces lo envió desterrado a Crimea, junto al Mar Negro. Ya en su última carta escribió san Martín: <


lo próximo:
 
BUSCADOR
Desde:
Hasta

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad